¿Qué es el maltrato habitual? ¿A quién protege?

Conocemos distintas formas de maltrato, desafortunadamente estamos muy habituados a ver noticias escabrosas en medios de comunicación casi a diario y quizá esa habitualidad informativa nos hace en según qué casos, restar importancia a otras formas de violencia que, por la cercanía o parentesco del autor, consideramos que no es punible.

Precisamente por ese motivo, hoy vamos a comentar que es el MALTRATO HABITUAL, como se manifiesta y que soluciones legales tiene.

¿QUÉ ES?

Es una forma delictiva que se encuentra regulada en nuestro Código penal en su artículo 173.2.

Cuando hablamos de maltrato, como sabemos, hablamos de una manifestación y ejercicio de violencia, que bien se desarrolla de manera física o psíquica.

El maltrato se manifiesta no sólo a nivel escolar o de pareja, también se dan casos de maltrato entre familiares y es ahí cuando hablamos de maltrato habitual.

Por lo tanto, el maltrato habitual es el tipo de maltrato que se desarrolla a nivel doméstico o familiar, en el que, aprovechando una situación de dominio por parte del agresor, la ejerce sobre otra persona sometido a él.

Un ejemplo claro de maltrato habitual sería el padre o madre que, con carácter continuado, golpea, humilla o denigra en casa al hijo.

Déjanos tu contacto. Te llamamos.

¿A QUIÉN SE PROTEGE?

Como decimos, esta figura no solo admite la forma de maltrato al cónyuge, pareja o relación análoga a ésta. Va un poco más allá y también protege a:

  • Descendientes, ascendientes, hermanos
  • Menores o incapaces que conviva con el agresor
  • Cualquier otra persona que conviva en el núcleo familiar.

¿QUÉ REQUISITO HA DE CUMPLIR EL MALTRATO HABITUAL?

Cuando hablamos de habitualidad nos referimos a permanencia en el tiempo, ahora bien, lo esencial en el concepto de habitual ya no es tanto que se haga de manera repetida, sino que lo importante en resumidas cuentas es que este trato violento devenga de una estrecha relación entre el agresor y la víctima.

¿QUÉ ENTENDEMOS POR HABITUAL?

Proximidad temporal en el maltrato, no un hecho aislado.

Para apreciar la habitualidad, se refiere al número de actos violentos que queden acreditados. Esto por ejemplo puede acreditarse con denuncias, partes médicos etc.

¿QUÉ SANCIÓN SE IMPONE?

  • Pena de prisión de seis meses a tres años,
  • Privación del derecho a la tenencia y porte de armas de tres a cinco años y, en su caso, cuando el juez o tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con discapacidad necesitada de especial protección,
  • Inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento por tiempo de uno a cinco años, sin perjuicio de las penas que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de violencia física o psíquica.

¿EXISTE EL MALTRATO HABITUAL AGRAVADO?

Sí, se dará cuando el ejercicio de violencia sea en presencia de menores, cuando se haga uso de armas, cuando se desarrolle en domicilio común o si se incumple una condena quebrantando la misma.

Como vemos, no solo existe violencia de género o acoso escolar, si necesitas un asesoramiento más detallado y concreto con tu caso particular, ES Abogadas es tu despacho en Yecla, te esperamos.

Déjanos tu contacto. Te llamamos.

maltrato-habitual-foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 12 =