¿Pueden demandarme civilmente por los daños producidos por mi perro?

Sabemos que tener un animal en casa además de aportarnos compañía y un sinfín de cosas buenas, también nos reporta una serie de obligaciones.

La primera de ellas es con ellos mismos. No podemos olvidar que un animal siente y solo por ello debe ser cuidado con todas las garantías y exigencias que por ley se establecen (cartilla sanitaria con identificación del animal, implantación del chip, cuidados y alimentos etc).

Son muchos los casos en los que se da tristemente EL MALTRATO ANIMAL, y que desde ES Abogadas analizamos en una anterior entrada, pero no podemos obviar que, además, también debe ser tenida en cuenta la responsabilidad de cara a terceros para que en el caso de que puedan verse dañados por un acto agresivo o perjudicial por el animal en cuestión, éste cubra el alcance del agravio producido.

El dueño de un perro, está obligado a la custodia y al deber de vigilancia del animal en cuestión, es la principal premisa. De tal modo que será RESPONSABLE DE AQUELLOS DAÑOS QUE DERIVEN DE UN ANIMAL DE SU PERTENENCIA DEBIENDO RESPONSABILIZARSE CIVILMENTE.

¿DÓNDE SE ENCUENTRA EN NUESTRA LEGISLACIÓN?

En nuestro Código Civil lo encontramos en los artículos 1902 y siguientes y en concreto el artículo 1905 establece que: ¨El poseedor de un animal, o el que se sirve de él es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Solo cesara esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido¨

¿QUÉ TIPO DE RESPONSABILIDAD NACE?

La responsabilidad de la que hablamos es EXTRACONTRACTUAL y se basa en el daño producido, en las lesiones ocasionadas.

Déjanos tu contacto. Te llamamos.

¿CÓMO SE CUANTIFICA?

Para ello deberemos analizar el caso en concreto y las circunstancias en las que se produjo el hecho:

  • Si el animal iba atado o no
  • Si el daño ocasionado fue en la vía publica o en el entorno doméstico del animal
  • Si el animal ha presentado en alguna otra ocasión alguna conducta agresiva
  • Si a consecuencia del daño se ha producido además un daño moral (ha derivado en una fobia manifiesta, temor fundado a los animales a raíz del episodio)
  • Si el animal contaba con todos los cuidados exigidos
  • Días impeditivos
  • Secuelas

Hay que destacar que, para el cálculo de las lesiones producidas, dada la especialidad de la cuestión, se toma por analogía el baremo por lesiones causadas en el ámbito vial.

¿QUÉ HACER?

  • Aportar parte de lesiones emitido por un facultativo
  • Denunciar ante la Policía para que recoja lo acontecido
  • Denunciar en el ámbito judicial bien presentando una demanda civil que exija una indemnización por los daños y perjuicios sufridos, en cuyo caso deberán ser analizados los daños por un perito para proceder a la cuantificación del daño o bien a través de un procedimiento penal si es constitutivo de delito.

Si te encuentras ante esta situación y precisas de una asesoría legal más precisa, ES Abogadas es tu despacho en Yecla, te esperamos en C/Camino Real, Nº 5.

Déjanos tu contacto. Te llamamos.

denuncia-perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 19 =