Consejos prácticos a la hora de pedir un préstamo para una hipoteca

En no pocas ocasiones, hemos abordado la importancia de una buena asesoría jurídica antes de firmar un documento o la importancia de conocer con detalle el alcance de aquello a lo que nos vinculamos para evitar a largo plazo, consecuencias gravosas.

Un ejemplo claro de esto que os expongo, son las cláusulas suelo.

La mayoría de las veces, impresionados por una gran cantidad de conceptos desconocidos a la hora de suscribir un préstamo hipotecario, se firmaba creyendo que los términos en que se contrataba eran otros.

Precisamente por estas cuestiones, hoy os traemos una serie de ¨consejos o advertencias que deben tenerse en cuenta a la hora de concertar un préstamo hipotecario para adquirir una vivienda, prestad mucha atención…

Déjanos tu contacto. Te llamamos.

 

  1. Recibir propuesta de hipoteca, más conocido como FIPER. El banco ha de actuar dentro de pautas de trasparencia y claridad, por ello, debe a través de una ficha de información personalizada, recoger de manera detallada todos los extremos del préstamo que el cliente está interesado en contratar, para que pueda valorar la misma y decidir con toda la información si le interesa o no adquirir ese préstamo.
  2. Comparar. Valorar las distintas ofertas sobre una misma cantidad en distintas entidades es esencial, ya que nos va a permitir conocer cuáles son los intereses que de forma habitual se aplican y cuál de ellos es el que a largo plazo más rentabilidad nos va a reportar en nuestro préstamo. Es importante tener un banco de confianza, pero no debemos obviar que, en la mayoría de las ocasiones, contratamos cantidades elevadas durante un gran periodo de tiempo, por lo que es importante tener la certeza de hemos elegido aquella que más se adecua a nuestros intereses.
  3. Valorar las circunstancias económicas. Como decimos, un préstamo bancario se prolonga en el tiempo, y genera una serie de obligaciones, entre otras, la puntualidad en su abono. Analizar hasta qué punto económicamente vamos a poder responder del mismo, puede prever situaciones que, como deudores, pueden resultarnos más gravosas (incremento de intereses, prolongación en el tiempo, procedimientos judiciales en los que se nos reclama la cantidad, embargos, imposibilidad de adquirir nuevos préstamos…).
  4. Analizar posibles avales. Puede ocurrir que, la entidad bancaria con el ánimo de garantizar el pago del préstamo, nos requiera aportar algún aval. En estos casos, es necesario analizar las características del aval y el alcance que ese aval puede tener para el tercero ya que, en caso de una temporal insolvencia o impago, el aval respondería con el alcance de lo aportado, siendo esencial conocer y concretar el grado de responsabilidad del avalista.
  5. Conocer las cargas y gravámenes que pueda tener la vivienda. En caso de adquirir un préstamo hipotecario para adquirir una vivienda, es esencial saber el estado en que se adquiere la misma, es decir, si la misma adolece de alguna carga o gravamen, ya que esto como propietarios de la misma, puede suponernos un perjuicio. Aconsejamos acudir al Registro y solicitar a través de nota registral, si ésta está libre de cargas y actuar del mismo modo ante el catastro. De existir alguna carga, nos encontraríamos limitados en nuestra propiedad por lo que es muy importante conocer su estado antes de la adquisición.
  6. Estudiar el interés aplicable, las revisiones de interés y las comisiones contenidas en nuestras escrituras de préstamo hipotecario. Son los que marcan la forma en la que vamos a devolver el dinero, hay que conocer con detalle, el alcance para saber en cada caso, cuanto estamos obligados a abonar.
  7. Tasar la vivienda. Conocer su valor en el mercado. En ocasiones, la entidad bancaria hace una tasación propia, pero puedes solicitar una elaborada por un tercero imparcial en la relación que ajuste de forma real su valor. Esta tasación te ayuda a conocer si el precio que estas pagando por el inmueble es cercano a su valor real o si, por el contrario, estas adquiriéndolo por un valor muy superior a éste.
  8. Conocer el alcance de la escritura. Este punto es quizá uno de los más importantes, ya que lo contenido en ella será lo que firmemos ante Notario. Aconsejamos que jamás se firme nada sin saber con absoluta certeza. Es conveniente acudir a un profesional y aclarar cada duda antes de aceptar algo cuyo contenido nos resulte difuso.

Si a pesar de estos consejos, te encuentras perdido y no sabes si lo que estás contratando es realmente beneficioso para ti, puedes concertar cita en ES Abogadas, tu despacho en Yecla, donde responderemos con detalle a todas tus dudas.

Déjanos tu contacto. Te llamamos.

préstamo hipoteca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 7 =